Rehabilitación completa en maxilar superior con prótesis metal-cerámica cementoatornillada

Dra. Macarena Romero Álvarez

Resumen

img1

De entre las diferentes opciones de tratamiento para la rehabilitación de un maxilar superior edéntulo1,2, el abordaje con implantes y una prótesis híbrida o ceramometálica es, sin duda, la mejor opción posible, siempre y cuando dispongamos de suficiente cantidad y calidad de hueso. De esta forma, mantenemos la función, preservamos el hueso existente casi en su totalidad y, en la mayoría de las ocasiones, conseguimos una estética adecuada.

Caso clínico

img1
Presentamos el caso clínico de un paciente de 70 años que acude a nuestra consulta por incomodidad y movilidad de la prótesis removible superior, que le produce inflamación en la mucosa de soporte. Se plantea el tratamiento para mejorar la capacidad masticatoria y el estado de la mucosa del paladar, quedando en un segundo plano el factor estético.

La primera etapa del plan consiste en realizar un escáner volumétrico CBCT (cone beam computed tomography) al paciente. Hoy día no se entiende un tratamiento implantológico sin la ayuda de esta novedosa técnica, que nos ayuda a ver la cantidad y la calidad del hueso disponible y la posición idónea de los implantes en 3D3. Para una buena planificación y ejecución del tratamiento es fundamental una exploración de este tipo, acompañada, en la mayoría de los casos, de la realización de una férula quirúrgica que nos permita posicionar los implantes en el lugar idóneo desde el punto de vista protésico, puesto que así determinaremos la emergencia de los tornillos de los implantes en la prótesis definitiva.

Una vez realizado el estudio tomográfico y la conversión del volumen a un software de planificación quirúrgica, se decide colocar en las posiciones predeterminadas ocho implantes de conexión interna (Ocean, Avinent Implant System), cuatro de ellos de 4 mm de diámetro y 13 mm de longitud y otros cuatro de 3,5 mm de diámetro y 11,5 mm de longitud, todos con plataforma 3,5 mm. Se conserva la raíz de la pieza 23, asintomática desde hace años, debido a la ausencia de patología periapical y a la negativa del paciente a aceptar la extracción. Planificamos utilizar la prótesis removible del paciente como provisional durante el periodo de osteointegración de los implantes.
img1
img1
img1

Se llevó a cabo una cirugía de colgajo con un tipo de incisión mixta, que consiste en una incisión supracrestal clásica ligeramente palatinizada y la elevación de un colgajo de espesor total, tanto vestibular como palatino.

Para poder realizar una cirugía en una sola fase, dejando colocados los pilares de cicatrización, se debe extraer, siempre que exista suficiente encía adherida, la superficie de tejido blando correspondiente a los pilares de cicatrización que nos permita la reposición del periostio sobre el hueso de manera idónea, es decir, sin que sobre tejido blando. Por ello, en esta cirugía combinamos una incisión supracrestal con la utilización de un punch en el lugar donde se colocaron los implantes.

Siguiendo el protocolo de fresado recomendado por Avinent Implant System, se insertaron los ocho implantes, obteniendo en todos ellos la estabilidad primaria necesaria para realizar el tratamiento en una sola fase y colocar los pilares de cicatrización en el mismo momento. De esta manera se van conformando los tejidos blandos y evitamos una segunda cirugía al paciente.

Una vez realizada la sutura, colocamos la prótesis superior de resina convencional, rebasada en las zonas en contacto con los pilares de cicatrización con un material blando acondicionador de tejidos blandos, para mantener la función y la estética durante el periodo de osteointegración.

Pasados tres meses, tiempo promedio mayoritariamente aceptado en estos casos, y previa comprobación de que los implantes estaban correctamente osteointegrados, se procedió a la toma de impresiones definitiva con transfers antirrotatorios ferulizados, de Avinent.

Se solicitó al laboratorio una placa base con rodillos de cera para comprobar la dimensión vertical, así como para el montaje del caso en un articulador semiajustable. Tras corroborar la dimensión vertical mediante una prueba estética, se llevó a cabo la prueba de metal, comprobando radiográficamente el ajuste pasivo de la estructura.

Finalmente, entre las diferentes opciones para rehabilitar este caso de ocho implantes superiores, optamos por una prótesis de metal-cerámica atornillada sobre tres implantes y cementada con cemento no definitivo sobre los cinco restantes, debido a problemas de emergencia.

Conclusiones

La prótesis fija sobre implantes es, hoy por hoy, la mejor de las soluciones posibles en la rehabilitación funcional y estética del maxilar superior, presentando un índice de fracaso muy bajo y un alto grado de satisfacción en la mayoría de los pacientes. Siempre que se tenga suficiente cantidad y calidad de hueso, es la mejor de las alternativas posibles.

Leave a reply